jump to navigation

Poetas extremeños: JESÚS DELGADO VALHONDO marzo 18, 2008

Posted by Carmen Luisa Romero in Poetas Extremeños.
trackback
  • Biografía.
  • Obra.
  • Bibliografía.

BIOGRAFÍA:

//www.escritoresdeextremadura.com/escritoresdeextremadura/documento/imagenes/068a.jpg” porque contiene errores.

Jesús Delgado Valhondo nace en Mérida en 1909. A la muerte de su padre, acaecida cuando tenía nueve años, se traslada a Cáceres donde se dará a conocer como poeta, y donde trabará amistad con escritores como Eugenio Frutos, Pedro de Lorenzo, José Canal o Rodríguez-Moñino. Así comenzó su vinculación a la literatura, a la par que estudiaba magisterio, profesión que luego ejercería en distintas localidades de la región. De las experiencias que en ellas vivió se ha enriquecido su obra.

Pronto comenzó a colaborar en las más destacadas revistas españolas, además de formar parte del grupo fundador de la revista cacereña Alcántara.

Su temperamento comprometido le animó a fundar -junto con otros escritores- la Asociación de Escritores Extremeños, y le llevó a intervenir en la prensa como analista del panorama cultural extremeño en el diario Hoy.

Participó en recitales poéticos, tertulias, ponencias y conferencias.

Entre diferentes premios, reconocimientos, y siempre integrándose en los ambientes culturales locales, sin olvidar la conexión con sus contemporáneos de fuera de Extremadura, publicó en revistas de reconocido prestigio su extensa bibliografía.

Murió en Badajoz en 1993, siendo lo que siempre fue, Maestro, dejando atrás un legado poético inmenso con un lenguaje propio y una calidad lírica indiscutible.

OBRA:

Poeta intimista y narrador profundamente humano, buscó la sencillez y la profundidad en todo aquello que hacía y así nos dejó, en su faceta de narrador, cuentos y relatos incluidos en sus libros: Yo soy el otoño; Cuentos y narraciones; Ayer y ahora; El otro día.

Sin embargo su proyección se asentará sobre la poesía. Sus poemas recogen los matices existenciales, religiosos y hasta neorrománticos que se dieron en los poetas de la Generación del 36, pero tratados de un modo cotidiano.

Delgado Valhondo es un poeta intensamente lírico tanto en la materia como en la expresión.

En cuanto a la métrica, pasa con naturalidad de la cancioncilla asonatada al molde rígido del soneto, y de éste a la fluencia del verso libre.

El año cero consta de poemas muy breves, de versos cortos, que plasman suaves pinceladas de aire impresionista. En cualquiera de sus poemas notamos la sencillez y la originalidad de los temas, la ternura con que acaricia las cosas más humildes.

La esquina y el viento fue una obra que produjo una gran admiración a Juan Ramón Jiménez. Según testimonia Ricardo Gullón, en Conversaciones con Juan Ramón Jiménez (1958), el eximio poeta declaró a raíz de su lectura:

“Ahora se escribe en España muy buena poesía. Estoy tan contento de ella como disgustado por la escrita en la emigración. Aquí traigo un libro, La esquina y el viento, de Delgado Valhondo, nutrido de la mejor poesía moderna”.

Lo sorprendente del libro proviene de la introducción de las experiencias cotidianas en medio de un tono lírico elevado. La profunda humanidad, que alienta en los versos, es lo que trae a esta poesía los temas del existencialismo actual. El dolor y la angustia son motivos constantes. El tema de la muerte se trata de forma impresionante.

La muerte del momento contiene una parte inicial donde se cantan realidades cotidianas de la vida pueblerina, aunque muy hondamente interiorizadas: un entierro que pasa; el primer día de clase del niño huérfano; la escasez en el hogar… Como ejemplo nos puede valer el poema Momento de vida. El poeta, atento a sus ecos íntimos, -en la línea de Antonio Machado-, nos transmite las vibraciones de un alma capaz de conmoverse ante el llanto de un niño o la hierba herida.

La vara del avellano es una obra breve –en torno a quinientos versos-, muy en la línea de su autor. Se abre con cita de Juan Ramón Jiménez y rebosa intimismo. La pasión por la desnudez lo conduce a talar artículos, eludir términos y sostener su expresión en rapidísimas pinceladas. En muchas ocasiones los textos, sin abandonar su hondo lirismo, contienen elementos de carácter narrativo, como ocurre en El tonto del pozo.

Un árbol solo es acaso el libro más unitario y maduro de Jesús Delgado Valhondo, el que mejor sintetiza su mundo poético. Supuso un hito en la trayectoria poética de Jesús Delgado Valhondo, cuando contaba con cerca de setenta años. A esa edad tuvo la fuerza de empezar un nuevo rumbo. Es un libro de poesía narrativo-meditativa. Si sus libros anteriores estaban constituidos por una serie de poemas, Un árbol solo está constituido por un solo poema. Si los libros anteriores recopilaban poemas que poseían su propia historia, cada uno de ellos, Un árbol solo narra una única historia.

Pero si la forma de poesía narrativo-meditativa de Un árbol solo es una novedad en la producción de Delgado Valhondo, sin embargo su simbología viene de muy lejos, tal como muestra el hermanamiento semántico entre los títulos El secreto de los árboles, Canas de Dios en el almendro y La vara de avellano.

BIBLIOGRAFÍA

Poesía

Hojas húmedas y verdes. Alicante, Colección “Leila”, 1944

El año cero. San Sebastián, Cuadernos de poesía “Norte”, 1950 (presentación de Pedro Caba).

La esquina y el viento. Santander, Colección “Tito Hombre”, 1952.

La muerte del momento, en revista Gévora, número 32, Badajoz, 31 junio 1955.

Canto a Extremadura, en revista Gévora, números 33-45, Badajoz, 30 agosto 1956.

La montaña. Santander, Colección “La cigarra”, 1957.

Primera antología. Badajoz, Diputación Provincial, 1961.

El secreto de los árboles. Palencia, Colección “Rocamador”, 1963.

¿Dónde ponemos los asombros?. Salamanca, Colección “Álamo”, 1969.

Canas de Dios en el almendro. Sevilla, Colección “Angaro”, 1961.

Cerrada claridad. Sevilla, Colección “Angaro”, 1973.

La vara de avellano. Sevilla, Colección “Angaro”, 1974 .

Entre la hierba pisada queda noche sin pisar (antología). Badajoz, Universitas Editorial, 1979.

Un árbol solo. Badajoz, Institución cultural Pedro de Valencia, Diputación Provincial, 1979.

Inefable noviembre. Algeciras, Colección “Bahía”, 1981; reeditado, con algunas variantes, bajo el título de Inefable domingo de noviembre, Cáceres, Institución Cultural “El Brocense”, 1982

Poesía (1943-1988). Obras completas. Badajoz, Diputación Provincial, 1988 (con introducción de Ángel Sánchez Pascual).

Huir. Badajoz, Del Oeste ediciones, 1994 (prólogo de Santiago Castelo).

Prosa

Yo soy el otoño, colección Alcántara.

Cuentos y narraciones. Cáceres, editorial Extremadura, 1975.

Ayer y ahora. Badajoz, Universitas Editorial, 1978.

Abanico. Mérida, Patronato de la Biblioteca Pública, 1986.

Cuentos. Badajoz, Diputación Provincial, 1986.

El otro día. Badajoz, Menfis, 1990.

Comentarios»

1. Antonio Salguero Carvajal - diciembre 7, 2008

El título original de “Canto a Extremadura” fue editado por primera vez en el periódico Hoy (Badajoz) el 28-6-56. Posteriormente sería publicado en el nº 44-45 de Gévora (Badajoz) el 30/08/56 en las pp. 1-6.

“Cerrada claridad” no es un poemario de Valhondo sino una antología del grupo Ángaro de Sevilla, en la que Valhondo participó como componente del grupo.

“Abanico” no es un libro en prosa de Valhondo, sino una recopilación de poemas de amigos sobre monumentos de Mérida. Valhondo sólo edita el poema “Plaza de Mérida”.

Estos y otros datos se pueden consultar en la introducción de Poesía completa de Jesús Delgado Valhondo, Mérida, ERE, 2003 (tres tomos). Prólogo, introducción y notas de Antonio Salguero Carvajal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: